incendios selva maya 1
EFE/David Toro

Con la temporada de incendios finalizada tras la llegada del invierno a inicios del mes de junio, las cicatrices dejadas por los incendios forestales que azotaron gran parte de la selva maya de Guatemala han comenzado a mostrarse en los paisajes que un día lucían verdes y frondosos.

En el Parque Nacional Laguna del Tigre, un área protegida y corazón de la Reserva de Biósfera Maya, unas 20.000 hectáreas de terreno fueron dañadas y una cantidad inimaginable de especies resultaron muertas, producto del fuego voraz que arrasó el recinto durante el verano.

“En este parque tuvimos más de 100 incendios identificados en 62 días y sabemos que el 95 % de estos fueron provocados por personas que no tienen conciencia y buscan utilizar los bosques como área para agricultura y ganadería”, dijo a la agencia EFE Walter Mayorga, jefe de los bomberos forestales.

incendios selva maya 2
EFE/ David Toro

“La cicatriz del fuego es enorme”, aseguro Mayorga a la agencia y agregó que se “han dañado ecosistemas fundamentales para la supervivencia de los animales y el ser humano”.

Sumado a la acción criminal, las altas temperaturas registradas en los últimos tres meses intensificaron las tareas de acción de los bomberos forestales. Con registros que superaban los 45 grados Celsius, se ponía además en riesgo su vida.

El humo provocado por los incendios afectó además la calidad del aire en el Petén el pasado mes de mayo, cuando según mediciones del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (INSIVUMEH), el aire reportó un valor de ICA máximo dentro de la categoría “EXTREMADAMENTE MALA”, según la metodología de Indice de Calidad del Aire (ICA) de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.

De acuerdo con datos de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED), entre noviembre de 2023 y junio de este año, Petén fue el departamento más afectado con un total 539 incendios.

Con información de EFE.