Tras el estallido de la guerra en Ucrania, más de 1,300 escuelas han sido destruidas y no han podido operar. Sin embargo, un grupo de instituciones ha sobrevivido la devastación en el país y lo hacen con refugios antibombas y alarmas antiaéreas a fin de proteger a los estudiantes. 

Por segundo año consecutivo, desde el inicio de la guerra, estudiantes y docentes se enfrentan a la realidad de aprender en medio de un conflicto bélico.

“El inicio del curso escolar, ese momento en el que los niños y las niñas vuelven a las aulas y cuentan a sus amigos y maestros las aventuras vividas durante el verano, debería ser emocionante y prometedor. Sin embargo, en Ucrania, lo que sienten cuatro millones de niños y niñas es inquietud. Los estudiantes vuelven a las escuelas con historias de destrucción, sin saber si sus maestros y amigos estarán allí para recibirlos”, dice la Directora Ejecutiva de UNICEF, Catherine Russell.

Miles de escuelas de todo el país han quedado dañadas o destruidas, y el Gobierno solo ha considerado seguros y aptos para la reapertura menos del 60% de los centros escolares. 

“Las escuelas de Ucrania necesitan urgentemente recursos para construir refugios antiaéreos en lugar de áreas de juego, y los niños no reciben formación sobre seguridad vial, sino sobre municiones sin detonar”, añadió Catherine Russell.

También Te Puede Gustar

Un político en India se sumerge en el agua para rezar en un templo submarino perdido 

Vestido con el tradicional traje naranja, Modi fue filmado el domingo sumergiéndose en las aguas de la playa de Panchkui.