Puede ser difícil resistirse a la cara dulce de su perro cuando le ruegan que comparta su comida. Mientras que una pequeña porción de algunos alimentos humanos puede estar bien como un regalo ocasional, muchos tipos de alimentos humanos envenenarán a su perro. Aquí está una lista de los 10 principales delincuentes:

1. Uvas y pasas

Aunque no se ha identificado la toxina presente en estos frutos, incluso la ingestión de un pequeño número de uvas frescas o pasas secas puede causar insuficiencia renal en perros en un plazo de 12 horas. Si no reciben una intervención de emergencia inmediata, la ingestión puede resultar fatal.

2. Verduras de alio – Cebollas, Chalotas, Cebollinos, Cebolletas y Ajo

Las verduras de allium representan un mayor riesgo para los gatos, pero siguen siendo tóxicas para los perros. La ingestión de cebollas, chalotas, cebollinos, cebolletas o ajo hace que el cuerpo de un perro destruya sus glóbulos rojos, lo que conduce a la anemia. Los signos de anemia incluyen encías pálidas o blancas, letargo, debilidad o tropiezo, orina oscura y falta de apetito. Aunque a menudo dependen de la cantidad, la exposición a formas concentradas de estos artículos (piense en cebolla o ajo en polvo o mezclas de condimentos) también puede resultar extremadamente peligrosa. Cuando considere alimentar cualquier alimento humano a su perro, evite los condimentos por completo y use sólo carne lisa, cocida y magra.

3. Chocolate y cafeína

Tanto el chocolate como la cafeína contienen sustancias llamadas metilxantinas que son muy peligrosas para los perros. Estas sustancias pueden causar vómitos, diarrea, hipertermia (alta temperatura corporal), ritmos cardíacos anormales, temblores y convulsiones. Los efectos dependen del tipo de chocolate ingerido (oscuro frente a la leche, por ejemplo) y la cantidad.Cada animal tendrá un nivel diferente de tolerancia. Si usted cree que su perro puede haber ingerido cualquier chocolate o productos con cafeína, deben recibir una intervención de emergencia.

4. Alcohol

La ingestión de cualquier etanol hará que su perro actúe ‘borracho’, pero no pueden tolerar y procesar el etanol de la misma manera que los seres humanos pueden. Los signos de intoxicación por alcohol incluyen vómitos, diarrea, desorientación, temblores, coma y pueden progresar hasta la muerte a menos que se traten.

5. Carne cruda y huevos

La carne cruda a menudo está contaminada con bacterias como salmonela, E. Coli, toxoplasmosis u otros patógenos dañinos. Las dietas de carne cruda se comercializan como perros más “naturales”, pero exponen tanto a usted como a su mascota a riesgos innecesarios y conducen a infecciones mortales.

Los huevos crudos también pueden estar contaminados con bacterias y contener una enzima llamada avidina. Avidin evita que los perros absorban la biotina de vitamina B, lo que provoca problemas con su piel y su pelaje.

6. Huesos de animales

Recientemente, más personas han estado alimentando a sus mascotas crudas y huesos cocidos para imitar cómo comen los perros en la naturaleza. Sin embargo, esto es peligroso para su perro.

En primer lugar, los perros no son conscientes de lo que están masticando y no tienen la previsión de evitar que muerdan demasiado duro en los huesos y se fracturan los dientes. Los dentistas veterinarios citan la masticación de objetos duros como huesos y cornamentas como la principal causa de molares fracturados en gatos y perros.

Una vez que un hueso ha sido ingerido, puede ser en pedazos que son demasiado grandes para pasar a través de los intestinos de su perro, causando una obstrucción que es potencialmente mortal sin cirugía. Si los huesos están cocidos para suavizarlos, tienen una alta probabilidad de astillamiento, y los pequeños fragmentos pueden perforar el esófago, el estómago o los intestinos, causando daños internos significativos.

Asegurar juguetes seguros y masticar artículos para su perro es vital para su salud y felicidad de por vida. Cuando tienes dudas sobre un juguete masticable, puedes usar algunas pruebas fáciles para determinar si es demasiado firme para tu perro:

  • Usted debe ser capaz de abollar la superficie con una uña.
  • O doblar un poco los extremos, mostrando la flexibilidad del material.
  • También debe ser capaz de darse un pequeño golpe en la rótula con el objeto y no causar dolor – si te duele, es demasiado difícil para los dientes de su perro, así.

7. Xilitol

Un edulcorante común se utiliza en muchos productos humanos para evitar altas cantidades de azúcar; el xilitol es muy tóxico para nuestros compañeros domésticos. El xilitol se encuentra a menudo en frascos de mantequilla de maní, goma de mascar sin azúcar, caramelos, pasta de dientes, productos horneados y varios medicamentos líquidos. El xilitol hace que el cuerpo del perro libere una gran cantidad de insulina, lo que puede resultar en síntomas leves como aumento de la sed y micción, a síntomas graves como hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre), convulsiones, coma y muerte. La ingestión de xilitol también causará daños en el hígado de su perro que pueden o no ser reversibles. Además de evitar los productos domésticos que contienen xilitol, tenga mucho cuidado con cualquier medicamento líquido que esté utilizando para su perro – deben venir directamente de su veterinario o de una farmacia de compuestos que puede hacer una formulación líquida sin la adición de este edulcorante peligroso.

8. Nueces de Macadamia

Estas sabrosas nueces tropicales se encuentran en aperitivos de frutos secos mezclados y pueden parecer una opción de compartir relativamente seguro. Desafortunadamente, son tóxicos para los perros. Dentro de las 12 horas posteriores a la ingestión, los síntomas de toxicidad serán notables, incluyendo vómitos, debilidad de las extremidades y temblores, depresión e hipotermia. La buena noticia aquí es que la toxicidad de la macadamia generalmente se resuelve dentro de las 24 a 48 horas de su ocurrencia, y es probable que su perro haga una recuperación completa.

9. Levadura (masa)

La mayoría de los problemas con la levadura surgen de los contra surfistas que pueden robar algo de masa de pan sin cocinar u otros artículos horneados. Sin embargo, la levadura se puede encontrar en una variedad de artículos en su cocina. Una vez ingerido, la levadura se eleva y crea un gran volumen de gas en el estómago de su mascota , no sólo es esto muy incómodo, sino en perros de pecho profundo, esto puede conducir a una torsión de emergencia del estómago, llamada Dilatación Gástrica y Volvulus (GDV). El GDV es una verdadera emergencia médica, por lo que si nota sus síntomas, como retching no productivo, rodar en el suelo, jadear o incapacidad para ponerse cómodo, busque atención de emergencia. Un riesgo adicional de ingestión de levaduras es el hecho de que, a medida que aumenta, la levadura libera un subproducto : etanol. Así es, el ingrediente activo en el alcohol puede causar los mismos efectos de embriaguez en su perro, incluso sin que tomen un sorbo.

10. Snacks salados/cargados de sodio

Comer sal en exceso no es bueno para ti como dueño, ni es saludable para tu perro. Los síntomas leves de la ingestión de sodio aparecen como aumento de la sed y aumento de la micción. Más peligrosamente, los perros pueden desarrollar intoxicación por iones de sodio. Una cantidad excesiva de sodio causa hipernatremia o un alto nivel de sodio en la sangre. Esto puede tener consecuencias graves, como vómitos severos y diarrea, convulsiones e incluso la muerte. Si sospecha que su perro ha ingerido mucha sal o alimentos salados, busque cuidado en su veterinario más cercano. Los análisis de sangre pueden ayudar a identificar si hay niveles altos de sodio y el tratamiento puede comenzar rápidamente.

Conclusión

Usted puede estar sintiéndose un poco paranoico después de leer esta lista. Recuerde estas reglas simples al compartir comida con su perro:

  • Si duda de los posibles efectos secundarios, no lo arriesgue! Tu perro estará igual de feliz si no comparten esa cena contigo.
  • Si te preocupa que tu perro se haya metido en algo que no se supone que deben, huye en el lado de la precaución y llévalo al veterinario.
  • Si su mascota tiene alguno de los síntomas descritos anteriormente o parece de alguna manera estar actuando anormalmente, llévelo para recibir una intervención veterinaria de emergencia.
  • Si no está seguro acerca de la seguridad de un artículo, pero su perro no parece estar sufriendo ningún efecto adverso, comuníquese con su veterinario local o comuníquese con la línea directa de control de venenos de ASPCA al 888-426-4435. Su veterinario siempre preferiría decirle que no tiene nada de qué preocuparse que decirle que deseaba haber llamado o recibido ayuda antes.